Lo que debes saber:

Alcance y escogencia de la las acciones contenciosas en el Código Contencioso Administrativo

El Consejo de Estado en fallo del 29 de agosto de 2016, precisó que según la jurisprudencia  emanada por esta misma Corte, la escogencia de la acción es un requisito sustancial necesario para poder decidir de fondo. Así lo ha razonado[1].

“(…) En lo que tiene que ver con la indebida escogencia de la acción, se recuerda que, para acceder al trámite de una demanda ante la jurisdicción de lo contencioso administrativo, es menester que el demandante escoja la vía procesal adecuada para buscar que prosperen sus pretensiones, escogencia que depende de la causa generadora o fuente del daño cuyo restablecimiento se pretende. Ello implica que las solicitudes del demandante pueden resolverse de fondo, sólo si se accedió a la jurisdicción mediante la acción pertinente pues, de acuerdo con reiterado criterio de esta Sala, el adecuado ejercicio de las vías procesales para demandar es un requisito sustancial[2] indispensable para que se pueda analizar de fondo un determinado caso (…)”.

En ese sentido respecto a la escogencia de cada acción de acuerdo a lo preceptuado en el Código contencioso Administrativo (CCA – Decreto 01 de 1984) fue enfática en expresar lo pertinente respecto de cada acción contenciosa así:

  • Nulidad y restablecimiento del derecho

Cuando el detrimento cuyo restablecimiento se pretende tiene su causa en un acto administrativo esta es la acción procedente, de conformidad con el artículo 85 del CCA (Decreto 1 de 1984).

  • Acción de reparación directa

 Resulta procedente esta institución cuando el daño proviene de un hecho, una omisión, una operación administrativa o la ocupación temporal o permanente de un inmueble por causa de trabajos públicos o por cualquier otra causa, según el artículo 86 del CCA.

  • Acción relativa a controversias contractuales

Este es el mecanismo procesal para obtener reparación cuando se trata de un perjuicio causado en el marco de una relación contractual, del incumplimiento de una obligación, o de una relación contractual existente entre el afectado y la entidad estatal, acorde con el artículo 87 del CCA.

Con lo depuesto, insiste el Consejo de Estado que la escogencia de la acción se erige en un presupuesto necesario para decidir y su indebida estructuración puede conducir a un fallo inhibitorio, siempre que la elegida no dé lugar a resolver la controversia[3] . Caso que se presenta, por ejemplo, siempre que se pretenda hacer derivar un daño de la voluntad de la administración, amparada con presunción de legalidad, que habrá de ser desvirtuada, aunque la controversia se funde en una acción u omisión.

CONSEJO DE ESTADO SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO SECCIÓN TERCERA SUBSECCIÓN “B” CONSEJERA PONENTE: STELLA CONTO DÍAZ DEL CASTILLO BOGOTÁ, D. C., VEINTINUEVE (29) DE AGOSTO DE DOS MIL DIECISÉIS (2016) PROCESO NÚMERO: 05001-23-31-000-2006-01638-01 (37471).

By: anfequisa, imagen via: el proceso contencioso administrativo

[1] Consejo de Estado, Sección Tercera, Subsección B, sentencia del 31 de mayo de 2012, exp. 23.260, M.P. Danilo Rojas Betancourth.

[2] Cita original: Que la adecuada escogencia de la acción sea un requisito sustancial de la demanda, y no meramente formal, es un criterio que ha sostenido la Sala en forma reiterada y uniforme. Al respecto pueden consultarse las siguientes providencias de la Sección Tercera: auto del 22 de mayo de 2003, C.P. Ricardo Hoyos Duque, n.° interno 23532, radicación n.° 18001-23-31-000-2002-00084-01; auto del 30 de marzo de 2006, C.P. Alier Eduardo Hernández Enríquez, n.° interno 31789, radicación n.° 17001-23-31-000-2005-00187-01; y auto del 19 de julio de 2006, C.P. Mauricio Fajardo Gómez, n.° interno 30905, radicación n.° 25000-23-26-000-2005-00008-01; de la Subsección “B” la sentencia del 22 de agosto de 2011, C.P. Danilo Rojas Betancourth, n.° interno 19787, radicación n.° 25000-23-26-000- 1998-01456-01; entre otras

[3] Al respecto, debe tenerse presente que existen eventos excepcionales en los que la Sala ha decidido de fondo, aun cuando la acción invocada no aparecía como la procedente, como ocurrió cuando la Sala Plena decidió como reparación directa unas pretensiones invocadas con fundamento en la actio de in rem verso que fueron formuladas en el marco de una acción contractual. En dicha sentencia, la Sección se dejó en claro que procesalmente vía procedente para enjuiciar eventos era la de reparación directa. Consejo de Estado, Sección Tercera, Sentencia de Unificación de 19 de noviembre de 2012, expediente 24897, C.P. Jaime Orlando Santofimio.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*