Lo que debes saber:

Consejo de Estado define el Contrato realidad y los requisitos para su configuración.

Es muy usual en el servicio público encontrarse con relaciones contractuales camaleónicas, ello en el entendido de ver como contratistas del estado ejercen sin serlo funciones propias ligadas al carácter misional de las entidades públicas, transformadas solo por la ficción y no por la realidad. Así con ese ánimo de dilucidar estos aspectos usuales en la administración, el Consejo de Estado en sentencia del 5 de noviembre 2015 al resolver el proceso de un escolta del antiguo D.A.S. definió el contrato realidad de la siguiente manera.

“(…) La realidad sobre las formalidades evidenciadas en las relaciones de trabajo, hace referencia a un principio constitucional imperante en materia laboral y expresamente reconocido por el artículo 53 de la Carta Política, entendido de la siguiente forma: no importa la denominación que se le dé a la relación laboral, pues, siempre que se evidencien los elementos integrantes de la misma, ella dará lugar a que se configure un verdadero contrato realidad.

Es preciso destacar que se ha denominado contrato realidad a aquél que teniendo apariencia distinta, encierra por sus contenidos materiales una verdadera relación laboral en donde se establece el primado de la sustancia sobre la forma (…)”. (Negrillas fuera del texto).

En ese mismo sentido frente a la misma institución jurídica, la corporación expresó que para que se configure el contrato realidad deben darse elementos esenciales que el actor debe probar, siendo estos:

“(…) i. Que su actividad en la entidad haya sido personal; ii. Que por dicha labor haya recibido una remuneración o pago y, iii. además, debe probar que en la relación con el empleador exista subordinación o dependencia, situación entendida como aquella facultad para exigir al servidor público el cumplimiento de órdenes en cualquier momento, en cuanto al modo, tiempo o cantidad de trabajo e imponerle reglamentos, la cual debe mantenerse por todo el tiempo de duración del vínculo(…)”

Así las cosas, el Consejo de Estado señaló que el principio de la primacía de la realidad sobre las formas establecidas por los sujetos de las relaciones laborales, previsto en el artículo 53 de nuestra Carta Política, tiene plena operancia en aquellos eventos en que se hayan celebrado contratos de prestación de servicios para esconder una relación laboral; de tal manera que, configurada la relación dentro de un contrato de esa modalidad el efecto normativo y garantizador del principio se concretará en la protección del derecho al trabajo y garantías laborales, sin reparar en la calificación o denominación del vínculo desde el punto de vista formal, con lo cual agota su cometido al desentrañar y hacer valer la relación de trabajo sobre las apariencias que hayan querido ocultarla[1].

Finalmente vale la pena recabar en que si bien el reconocimiento estricto del contrato realidad por el juez de conocimiento da pie para el goce de garantías laborales que se desconocían, la existencia del contrato realidad no implica por sí mismo el reconocimiento de la calidad de servidor público, aspecto que fue estudiado en anterior publicación (ver publicación aquí).

VER SENTENCIA: ONSEJO DE ESTADO. Radicado No: 680012333000201200298-01, rad. Interno: 4424-2013, Bogotá D.C., cinco (05) de noviembre de dos mil quince (2015). Consejera Ponente: Doctora Sandra Lisset Ibarra Vélez

By: anfequisa, sentencia tomada de legis, imagen vía: accounter.co

[1] CONSEJO DE ESTADO. Radicado No: 680012333000201200298-01, rad. Interno: 4424-2013, Bogotá D.C., cinco (05) de noviembre de dos mil quince (2015). Consejera Ponente: Doctora Sandra Lisset Ibarra Vélez

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*