Lo que debes saber:

Consejo de Estado precisa acerca de los tres requisitos para la existencia del contrato realidad destacando dentro de ellos el de la subordinación

La  máxima Corporación de la jurisdicción contenciosa evocando fallos como el de 23 de junio de 2005, proferido dentro del expediente No. 0245, C.P. Dr. Jesús María Lemos Bustamante, nuevamente reiteró en que para la determinación y existencia del contrato realidad, relación de trabajo, es necesario de que se acrediten fehacientemente los tres elementos propios de una relación de trabajo, como son la prestación personal del servicio, la remuneración y en especial, la subordinación y dependencia del trabajador respecto del empleador.

En ese sentido, concluye en esta ocasión el Consejo de Estado que para acreditar la existencia de una relación laboral, es necesario probar los tres elementos referidos, pero especialmente, que el supuesto contratista desempeñó una función en las mismas condiciones de subordinación y dependencia que sujetarían a cualquier otro servidor público, constatando de ésta manera, que las actividades realizadas no son de aquellas indispensables en virtud de la necesaria relación de coordinación entre las partes contractuales.

Con todo, este tribunal recabó en los alcances de la subordinación laboral destacando en tal aserción, que la subordinación, según lo dispuesto en el artículo 23 del Código Sustantivo del Trabajo faculta al empleador para exigirle al trabajador el cumplimiento de órdenes, en cualquier momento, en cuanto a modo, tiempo y cantidad de trabajo, e imponerle reglamentos internos, sin que afecte el honor, la dignidad y los derechos del trabajador.

En esa misma línea argumentativa a título de referencia el fallo en estudio detenta la definición de subordinación como: “la aptitud que tiene el empleador para impartirle órdenes al trabajador y exigirle su cumplimiento, para dirigir su actividad laboral e imponerle los reglamentos internos de trabajo a los cuales debe someterse, todo dirigido a lograr el objetivo misional trazado”.

Por otra parte, de manera subsecuente en la providencia el Consejo de Estado cita la definición de la subordinación laboral acotada por la Corte Constitucional que al respecto en sentencia C-386 del 5 de abril de 2000, expresó:

“(…) La subordinación del trabajador al empleador como elemento distintivo y definidor del contrato de trabajo ha sido entendida, según la concepción más aceptable por la doctrina y la jurisprudencia, como un poder jurídico permanente de que es titular el empleador para dirigir la actividad laboral del trabajador, a través de la expedición de órdenes e instrucciones y la imposición de reglamentos, en lo relativo a la manera como éste debe realizar las funciones y cumplir con las obligaciones que le son propias, con miras al cumplimiento de los objetivos de la empresa, los cuales son generalmente económicos (…)[1]

Finalmente y como un aporte superlativo a la jurisprudencia administrativa, este fallo desarrolla una línea de interpretación según la cual, la subordinación no debe entenderse en igual sentido a la coordinación de actividades, precisión que en anteriores circunstancias han sido asumidas en este espacio virtual,  (ver publicaciones)  y que para esta ocasión el precitado tribunal administrativo sostiene nuevamente que entre contratante y contratista puede existir una relación de coordinación en sus actividades, de manera que el segundo se somete a las condiciones necesarias para el desarrollo eficiente de la actividad encomendada, lo cual incluye el cumplimiento de un horario, o el hecho de recibir una serie de instrucciones de sus superiores, o tener que reportar informes sobre sus resultados, pero ello no significa necesariamente la configuración de un elemento de subordinación.

CONSEJO DE ESTADO SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO SECCIÓN SEGUNDA SUBSECCION “B” Consejera Ponente: Doctora SANDRA LISSET IBARRA VELEZ.- Radicado No: 05001233300020130081301 No. Interno: 3687-2014, treinta y uno (31) de mayo de dos mil dieciséis (2016)

COMPENDIO DE INFORMACIÓN RELACIONADA CON EL CONTRATO

By: anfequisa, imagen via: clubjuridico.com

[1] CORTE CONSTITUCIONAL. Sentencia C-386 del 5 de abril de 2000 (M.P. Antonio Barrera Carbonell)

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*