Lo que debes saber:

El cumplimiento de horario por parte del contratista no siempre implica subordinación laboral: Consejo de Estado.

El Consejo de Estado al estudiar el caso de un contrato realidad en sentencia del 13 de febrero de 2014, recordó varios aspectos referentes a líneas jurisprudenciales en materia de contrato realidad, destacando por ejemplo el margen según el cual en materia laboral la realidad prevalece sobre las formalidades, principio que se desprende de lo establecido en el artículo 53 de la carta política.

De esta forma la mencionada corporación de lo contencioso administrativo se refirió a lo ya acotado por la Corte Constitucional que en sentencia C- 154 de 1997 con ponencia del doctor Hernando Herrera Vergara, expresó que en los contratos laborales a diferencia de los de servicios debían concurrir tres elementos: La prestación personal del servicio, la continuada subordinación laboral y la remuneración como contraprestación del mismo.

Como aspecto importante la sentencia en estudio refiere lo estilado por el mismo Consejo de Estado en sentencias bajo expedientes 0245 y 2161, Consejero Ponente Dr. Jesús María Lemos Bustamante que expresó:

“De acuerdo con lo anterior, en un plano teórico y general, cuando existe un contrato de prestación de servicios entre una persona y una entidad pública y se demuestra la existencia de los tres elementos propios de toda relación de trabajo, esto es, subordinación, prestación personal y remuneración, surge el derecho a que sea reconocida una relación de trabajo que, en consecuencia, confiere al trabajador las prerrogativas de orden prestacional. (…)” (Subrayas fuera del texto)

No obstante lo anterior, el Consejo de Estado aclaró en materia de coordinación de actividades y cumplimiento de horario lo siguiente:

“(…) la relación de coordinación de actividades entre contratante y contratista que implica que el segundo se somete a las condiciones necesarias para el desarrollo eficiente de la actividad encomendada, lo cual incluye el cumplimiento de un horario, o el hecho de recibir una serie de instrucciones de sus superiores, o tener que reportar informes sobre sus resultados, no significa necesariamente la configuración de un elemento de subordinación.

Frente a lo antepuesto y dado el desarrollo jurisprudencial y controversia en la praxis jurídica sobre todo en lo que respecta al cumplimiento de los horarios por parte de los contratistas, en esta sentencia proferida por la máxima instancia de lo contencioso citó la providencia del 18 de noviembre de 2003, Rad. IJ-0039, Consejero Ponente Dr. Nicolás Pájaro Peñaranda a cuyo tenor expresó:

“(…) si bien es cierto que la actividad del contratista puede ser igual a la de empleados de planta, no es menos evidente que ello puede deberse a que este personal no alcance para colmar la aspiración del servicio público; situación que hace imperiosa la contratación de personas ajenas a la entidad. Y si ello es así, resulta obvio que deben someterse a las pautas de ésta y a la forma como en ella se encuentran coordinadas las distintas actividades. Sería absurdo que contratistas encargados del aseo, que deben requerirse con urgencia durante la jornada ordinaria de trabajo de los empleados, laboren como ruedas sueltas y a horas en que no se les necesita. Y lo propio puede afirmarse respecto del servicio de cafetería, cuya prestación no puede adelantarse sino cuando se encuentra presente el personal de planta. En vez de una subordinación lo que surge es una actividad coordinada con el quehacer diario de la entidad, basada en las cláusulas contractuales.” (Resaltas fuera del texto original).

Con lo expuesto en el precedente judicial citado, no es de buen recibo actualmente aceptar que el cumplimiento de horario per sé es un elemento estructurante de subordinación en un proceso de declaratoria de contrato realidad, ahora bien no es aceptable en ciertos contextos que un contratista invoque tal circunstancia como pretexto para no atender el objeto contractual, pues como se erige de tal aserción no atender el objeto como se dijo se estaría incurso en el incumplimiento contractual, circunstancia distinta a la ya referida en esta publicación.

Por lo anterior, en lo sucesivo según lo expresado por el Consejo de Estado, el examen de este tipo de causas debe atender otros criterios más contundentes para la aceptación de estas pretensiones en sede contenciosa y en el orden practico, cumplir con las tareas propias del objeto del contrato de prestación de servicios o de apoyo a la gestión.

Sentencia Radicación número: 68001-23-31-000-2010-00449-01(1807-13) del  trece (13) de febrero de dos mil catorce (2014)

[attention] Al respecto ver tambien sentencia numero interno 1994-2013 del (27) de febrero de dos mil catorce (2014) [/attention]

By:anfequisa, imagen via: juventudrebelde.cu

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*