Lo que debes saber:

La estabilidad laboral reforzada se predica de todas las modalidades contractuales en el sector público y privado

La máxima instancia de la jurisdicción constitucional, al estudiar el caso de un trabajador que padecía “embolia y trombosis de vena caba”  al que le fue terminado el vínculo laboral de obra o labor,  que en tutela alegó la vulneración de derechos fundamentales, la Corte en este caso, tras desarrollar y referenciar en nicho citacional acerca de la estabilidad laboral que se deriva del alcance de la debilidad manifiesta contenida en el artículo 13 superior, expresó en este caso que la desvinculación laboral del accionante no solo vulnera el derecho a la estabilidad laboral reforzada, sino también los derechos fundamentales a la salud y a la seguridad social, puesto que al dar por terminado el contrato de trabajo del actor tutelar, se puso en riesgo la continuidad del tratamiento médico necesario para su rehabilitación.

En ese sentido la sentencia en estudio,  es clara en expresar que la jurisprudencia constitucional ha reconocido que la desvinculación de una persona en estado de debilidad manifiesta no solo vulnera el derecho a la estabilidad laboral reforzada, sino también los derechos fundamentales al mínimo vital, a la salud y a la seguridad social del peticionario y su familia. Así, en Sentencia T-341 de 2012 al estudiar el caso de una señora de 46 años de edad, que había sido despedida el 10 de diciembre de 2011 en situación de vulnerabilidad−estado de debilidad manifiesta−, pues padecía cáncer de cuello uterino, concluyó que:

“En ese orden de ideas, considera la Sala que colateral a la pérdida del trabajo, se genera la afectación de los derechos fundamentales al mínimo vital, salud y seguridad social de la accionante y de su familia. Se establece entonces, que al ser evidente un perjuicio irremediable será la acción de tutela el mecanismo idóneo para proteger los derechos fundamentales del demandante.” 

Con todo lo expuesto, sostiene además la Corte que la eliminación del trato discriminatorio contra los sujetos de especial protección constitucional, como es el caso de las personas que gozan de estabilidad laboral reforzada, obliga al empleador a sustentar la decisión de despido bajo causas objetivas y solicitar autorización del Ministerio del Trabajo, antes de dar por terminado el contrato de trabajo.

En consecuencia, “la estabilidad laboral se predica de todos los contratos, sin importar su clase y sin importar que el patrono sea público o privado; pues lo que la Constitución busca es asegurarle al trabajador que su vínculo no se romperá de manera abrupta y por tanto su sustento y el de su familia no se verá comprometido por una decisión arbitraria del empleador.”[1] Es por ello, que en los contratos a término fijo o en los de obra o labor, la causal objetiva del cumplimiento del plazo pactado o la terminación de la obra, pierden  eficacia y en consecuencia, el empleador debe cumplir con lo dispuesto en el artículo 26 de la Ley 361 de 1997.[2]

By: anfequisa, imagen vía: derecholaboralcolombia.blogspot.com

CORTE CONSTITUCIONAL. SENTENCIA T-344/16 MAGISTRADO PONENTE: ALBERTO ROJAS RÍOS. BOGOTÁ D.C., TREINTA (30) DE JUNIO DE DOS MIL DIECISÉIS (2016).

[1] Sentencia T-310 de 2015.

[2] Sentencia T-420 de 2015.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*