Lo que debes saber:

La renuncia sin fecha se entenderá que se hace efectiva desde el momento de su presentación

En sentencia del 25 de mayo de 2006, el Consejo de Estado al pronunciarse respecto de una renuncia presentada por un empleado público sin indicación de la fecha en que se haría efectiva, recordó que el hecho de que la demandante no haya insertado en la carta de renuncia una fecha exacta de su dimisión no genera irregularidades en el acto de aceptación de la misma por cuanto en ese documento expresó de manera espontánea e inequívoca su decisión de separarse del servicio, razón por la cual podía ser aceptada desde su presentación, además, en la parte inferior de la renuncia aparece la firma de quien la recibió y la fecha de recibo, por lo que se presume que esa fue la fecha de presentación y que a partir de ese momento podía ser aceptada.

Por otra parte, preciso esa corporación que, el artículo 113 del Decreto 1950 de 1973 preceptúa que “Presentada la renuncia, su aceptación por la autoridad competente se producirá por escrito y en la providencia correspondiente deberá determinarse la fecha en que se hará efectiva. En este orden de ideas, la autoridad nominadora es la competente para aceptar la renuncia y determinar la fecha en que se hará efectiva.

Con todo es claro que el hecho de no señalar la fecha exacta a partir de la cual se retira del cargo no desvirtúa la renuncia, pues no existe duda en relación con su presentación ni con la manifestación espontánea e inequívoca de la voluntad de desvincularse del servicio público, ahora bien, es deber del nominador tomar las medidas pertinentes para que el servicio público no se afecte y por ello debe precisar una fecha cierta a partir de la cual debe ser reemplazado el servidor que se retira.

Sobre este tema el Consejo de Estado, en sentencia de 20 de noviembre de 2003, Expediente No. 7011-01, Actora Fabiola Obando, M.P. Dr. Nicolás Pájaro, manifestó:

“(…) De los documentos anteriormente transcritos resulta evidente que, de conformidad con las normas citadas, formalmente sí se estructuraron los requisitos indispensables para que la renuncia de la señora Obando Ramírez surtiera todos sus efectos, como lo fue principalmente su aceptación por parte de la entidad. Y si bien el escrito de dimisión no señalaba la fecha a partir de la cual ésta se haría efectiva, lo cierto es que el mismo fue presentado el 29 de julio de 1999, por lo que se parte de la base de que la decisión de la actora fue la de renunciar desde ese momento, y por ello no resulta válido el argumento de que el mismo carecía de fecha. En consecuencia, no es cierto que el documento de renuncia presentado por la demandante haya contrariado lo preceptuado en el inciso 4° del art. 27 del decreto 2400 de 1968 que prohíbe las renuncias “en blanco o sin fecha determinada (…)”. (subrayas y negrillas fuera del texto).

By:anfequisa, imagen via:GR Asesores

CONSEJO DE ESTADO SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO SECCION SEGUNDA SUBSECCION “B” CONSEJERO PONENTE: JESUS MARIA LEMOS BUSTAMANTE BOGOTÁ, D.C., VEINTICINCO (25) DE MAYO DE DOS MIL SEIS (2006) RADICACIÓN NÚMERO: 25000-23-25-000-2001-03945-01(1653-04)

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*