Lo que debes saber:

Las cámaras de video en los sitios de trabajo deben garantizar al trabajador el derecho a la honra y dignidad humana

Al igual a como se refirió respecto a las garantías legales derechotk.com en las publicaciones tituladas: No es legal en Colombia grabar a alguien sin autorización  y  Las cámaras de seguridad en las aulas de clase invaden de manera irrazonable y desproporcionada los derechos y libertades de los estudiantes: CORTE. en este caso es el Ministerio del Trabajo quien en Concepto del 28 de junio de 2017 recordó que la instalación de cámaras de video en las áreas de trabajo es permitida, siempre y cuando se funde sobre la base del respeto a la dignidad del trabajador y no se viole su derecho a la intimidad y privacidad.

Dentro de la legislación laboral no existe disposición que regule la instalación de cámaras de video al interior de los puestos de trabajo ni la revisión de correos electrónicos y teléfonos institucionales, así como tampoco si estos actos son legales o no. Lo anterior daría lugar a la aplicación del principio de permisión, según el cual todo lo que no está prohibido está permitido.

Con todo lo anterior y no obstante lo antes mencionado por Mintrabajo, es preciso recordar lo establecido en la Ley de Delitos Informáticos, Ley 1273 de 2009, respecto de la revisión de correos y mensajes de datos, por otra parte el concepto expresa en sus apartes que el empleador está facultado para hacerlo atendiendo las prescripciones de orden y seguridad establecidas en el reglamento interno del trabajo, según lo dispuesto en el artículo 108 del Código Sustantivo del Trabajo. Por lo tanto, señaló la entidad, los mecanismos de control dentro de la empresa no configuran por sí mismos conductas de violación al derecho a la intimidad, pero deben ceñirse a las normas que garantizan el respeto a la honra, dignidad y vida privada de los trabajadores.

Finalmente Mintrabajo citando la Sentencia T 768 del 31 de julio de 2008 emitida por la Corte Constitucional en la que esta corporación expresó que el derecho a la intimidad no tiene carácter absoluto y puede ser objeto de limitaciones o de interferencia en guarda de un verdadero interés general, en las relaciones laborales entre empleador y empleado, o entre compañeros de trabajo y debe distinguirse:

“a) Entre las intromisiones ilegítimas en el derecho a la intimidad por ocurrir en espacios que interesan exclusivamente al titular del derecho.

b) Con aquellas donde las actividades interesan a la relación laboral o empresarial Aquí debe reconocerse la potestad que tiene el empleador de dirección y organización de su empresa indispensable para la buena marcha de la empresa o entidad, razón por la cual puede adoptar medidas orientadas al logro de sus objetivos.

CAMARAS DE VIDEO. Ha señalado la Corte Constitucional que resulta razonable al empleador su utilización para garantizar la protección de sus intereses institucionales, o permitir un control sobre el desempeño laboral de las personas a su servicio, pero “siempre y cuando la medida sea proporcional al fin que se busca, es decir sea idónea y necesaria.”

CONOCIMIENTO DEL TRABAJADOR. Considera la Corte Constitucional que la medida debe ser conocida por el trabajador, pues de manera excepcional puede legitimarse medidas subrepticias.

PROHIBICION. Instalar cámaras de video “para la filmación de la vida íntima del empleado o trabajador, como en los lugares de servicios personales, o en los locales sindicales etc. con el fin exclusivo de filmar partes íntimas de la persona, o acosarla en el lugar del trabajo, resulta una intromisión ilegítima y vulneradora de la dignidad y el derecho a la intimidad”.

De conformidad con las anteriores referencias jurisprudenciales, la colocación de cámaras de video en las áreas de trabajo, es permitida siempre y cuando se encuentre fundada sobre la base del respeto a la dignidad de la persona y siempre que no se viole el derecho a la intimidad y la privacidad del trabajador.

Ahora bien, dado el vacío normativo sobre la materia, el mencionado Ministerio, acude a lo dispuesto en el Artículo 108 del Código Sustantivo del Trabajo, el cual determina que el Reglamento Interno de Trabajo deberá contener disposiciones normativas en puntos como los señalados en el Numeral 10°, el cual establece:

“10° Prescripciones de orden y seguridad.” 

Con fundamento en lo anterior, señaló frente a lo consultado en relación a las cámaras de video, que si la empresa, considera necesaria la instalación de cámaras de video dentro de las Oficinas o lugares de trabajo, el empleador estaría facultado para hacerlo siempre que se atiendan a las prescripciones de orden y seguridad establecidas en el Reglamento Interno de Trabajo siempre que tales disposiciones respeten la honra, dignidad y la vida privada de sus trabajadores, lo que nos lleva a concluir que no es aceptable la implementación de las disposiciones que desconozcan estos derechos.

En cuanto a la interceptación de telecomunicaciones o utilización de artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación, con el fin de descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales, esto podría llegar a constituirse como un delito acorde con las disposiciones del Código Penal.

Podría indicarse que la implementación de mecanismos de control dentro de la empresa no configurarían conductas de violación al derecho a la intimidad, sin que ello indique que tales mecanismos no deban ceñirse a las normas que garantizan el respeto, la honra, dignidad y la vida privada de los trabajadores.

By: anfequisa, imagen vía: Prevent Security Systems 

MINISTERIO DEL TRABAJO. 95992 DEL 28 DE JUNIO DE 2017 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*