Lo que debes saber:

Las diferencias entre el encargo y la asignación de funciones

Teniendo en cuenta que es muy usual confundir ambos términos, con el ánimo de dar claridad en los mimos, líneas delante se precisan los elementos comunes y el tratamiento legal y jurisprudencial de ambas instituciones a saber, la asignación de funciones y el encargo.

EL ENCARGO EN EL ORDENAMIENTO JURÍDICO.

El Decreto 648 de 2017 “Por el cual se modifica y adiciona el Decreto 1083 de 2015, Reglamentaria Único del Sector de la Función Pública”, reglamentó la situación administrativa del encargo de la siguiente manera:

“(…) Artículo 2.2.5.5.43 Encargo en empleos de libre nombramiento y remoción. Los empleos de libre nombramiento y remoción en caso de vacancia temporal o definitiva podrán ser provistos a través del encargo de empleados de carrera o de libre nombramiento y remoción, que cumplan los requisitos y el perfil para su desempeño. En caso de vacancia temporal, el encargo se efectuará durante el término de ésta. En caso de vacancia definitiva el encargo será hasta por el término de tres (3) meses, vencidos los cuales el empleo deberá ser provisto en forma definitiva (…)”.

Así las cosas, es menester retrotraerse a lo señalado por la Corte Constitucional en lo referente al encargo en la sentencia C-428 de 1997, providencia a cuyo tenor expresó la Corte de cierre:

“(…) El encargo temporal, es entonces una situación administrativa de creación legal que le permite al Estado sortear las dificultades que puedan presentarse en los casos de ausencia temporal o definitiva de un empleado cuya labor es indispensable para la atención de los servicios a su cargo. Se trata realmente, de una medida de carácter excepcional que igualmente enfrenta situaciones excepcionales o de urgencia y que se cumple en lapsos cortos. Ella encuentra fundamento en el inciso 2o. del artículo 123 de la Carta Política, que dice: “los servidores públicos están al servicio del Estado y de la comunidad; ejercerán sus funciones en la forma prevista por la Constitución, la ley y el reglamento.” (Negrillas fuera de texto)

De conformidad con la norma en cita y la vernácula jurisprudencia constitucional, el encargo debe otorgarse mediante acto administrativo a través del cual se defina el tiempo de duración del mismo, considerando que mediante esta figura se busca ejercer en forma temporal un nuevo empleo del cual no se es titular.

  1. LA ASIGNACIÓN DE FUNCIONES EN LA CIRCULAR EXTERNA NO. 100-003 DE 2009 EMITIDA POR EL DEPARTAMENTO ADMINISTRATIVO DE LA FUNCIÓN PÚBLICA – DAFP.

El Departamento Administrativo de la Función Pública en la Circular Externa No. 100-003 de 2009 dirigida a las entidades del orden nacional y territorial con el fin de señalar el lineamiento que se debe adoptar para la asignación de funciones por fuera del manual, estableció entre otros aspectos tener en cuenta lo señalado por la Honorable Corte Constitucional en sentencia C-447 de 1997, providencia en la cual l máxima censora de la constitución estableció:

 “(…) Las funciones concretas o específicas que le corresponde cumplir a cada uno de esos empleos en el ente gubernamental al que pertenezca el cargo, son fijadas por el jefe del organismo respectivo en el llamado Manual Específico de Funciones que, dicho sea de paso, no puede violar normas de superior jerarquía, esto es, la Constitución y las leyes. (…) Nada impide que mediante reglamentos se asigne por parte del presidente de la República, del jefe de la entidad respectiva, e inclusive de los jefes inmediatos o de cualquiera otra autoridad competente del mismo organismo, funciones a los empleados de un determinado ente público (…) siempre y cuando no se desconozcan los lineamientos generales señalados en el manual general de funciones y no se desvirtúen los objetivos de la institución y la finalidad para la cual se creó el empleo (…)”. (Subrayas y negrillas fuera del texto)

Con todo lo anterior, finalmente el DAFP en la Circular en comento expresa que “(…) las funciones adicionales que se asignen a un empleo deben responder a la naturaleza del mismo, por ejemplo, si el empleo está ubicado en el nivel técnico, no se pueden asignar funciones que correspondan a nivel profesional o a cualquier otro nivel jerárquico, así el servidor acredite requisitos para desempeñar funciones propias de un cargo de otro nivel (…)” (Subrayas fuera del texto original).  En ese orden de ideas es determinante establecer que la precitada Circular establece implícitamente como requisito para la aplicación de la asignación de funciones, la asignación de funciones adicionales que correspondan a la naturaleza del cargo en lo que corresponde al nivel del mismo.

  1. LA ASIGNACIÓN DE FUNCIONES EN LA JURISPRUDENCIA CONSTITUCIONAL.

  • En la Sentencia C-447 de 1996 Magistrado Ponente: Dr. Carlos Gaviria Díaz.

Respecto de la facultad para la asignación de funciones públicas, la Corte Constitucional, en sentencia C-447 de 1996, señaló: “(…) nada impide que mediante reglamentos se asigne por parte del Presidente de la República, del jefe de la entidad respectivae inclusive de los jefes inmediatos o de cualquiera otra autoridad competente del mismo organismo, funciones a los empleados de un determinado ente público, (…), siempre y cuando no se desconozcan los lineamientos generales señalados en el manual general de funciones y no se desvirtúen los objetivos de la institución y la finalidad para la cual se creó el empleo (…) iría contra toda lógica que los superiores jerárquicos no pudieran asignarle otras funciones inherentes a su cargo a los empleados de su dependencia, por no estar expresamente contenidas en una ley o decreto, lo que en últimas entrabaría la administración y, por ende, la eficaz prestación del servicio público.(…). (Subrayas y negrillas fuera del texto original).

  • Sentencia T-105 de 2002 Magistrado Ponente: Dr. Jaime Araujo Rentería.

En lo que respecta a la asignación de funciones la Corte Constitucional, en sentencia T-105 de 2002, consideró respecto del mecanismo que denominó “asignación de funciones” que:

“(…) dicha función de amplio contenido no puede ser ilimitada, sino que debe referirse siempre y en todos los casos a un marco funcional y concreto, esto es, que dichas funciones deben hacer referencia a las funciones propias del cargo que se desempeña por el funcionario a quien se asignan. (…), el jefe inmediato sí puede asignar otras funciones diferentes a las expresamente contempladas en el respectivo Manual de Funciones y Requisitos de la entidad, de acuerdo a las necesidades del servicio, a los fines y objetivos propios de cada entidad (…)”. (Subrayas y negrillas fuera del texto original).

By: anfequisa, imagen via:Farmacia Plaza del Sol

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*