Lo que debes saber:

Las expresiones injuriosas y actos de irrespeto entre abogados son objeto de sanción disciplinaria: Consejo Superior de la Judicatura.

La Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura al resolver la queja disciplinaria de una abogada que en el curso de un proceso ejecutivo que se adelantaba a instancias del Juzgado Segundo Promiscuo Municipal de Circasia –Quindío, y tras encontrar que en la queja formulada la abogada expresa que el togado de la contraparte en el memorial de contestación de la demanda consignó expresiones que generan afrentas contra la autoridad moral y la auto estima de la parte actora, las cuales no estaban dirigidas a controvertir el asunto propio del proceso que cursaba en el Juzgado, sino que por el contrario se dirigieron a injuriar a la apoderada de la contraparte, al consignar en el escrito términos desobligantes e irrespetuosos constitutivos de afrenta, sarcasmo y menoscabo de su autoestima.

La Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, confirmó la decisión de primera instancia constitutiva de sanción de suspensión, en el ejercicio de la profesión por el término de ocho (8) meses, destacándose dentro de la ponderación en sede disciplinaria la utilización de términos por parte del disciplinario en contra de la quejosa que se signaron en el memorial en mención, resaltando dentro de estos los siguientes: parece un sancocho” o un “guisote esquinero de esos cocinan en el barrio Santander de Armenia” o que se es un “asqueroso desaguisado”, así como cuando hace referencia a que la demanda contiene un “léxico no es el propio de una persona que optó un título en leyes, le hizo falta un curso de sintaxis, no es tarde para la treintayochoañera, puede tomar uno en el SENA, lo dictan gratis” y adicionó refiriéndose a esta como alguien que “…está en buen estado de conservación pero se desconoce su funcionamiento como dicen los secuestres, ostenta meros 38 añitos, con un esqueleto bien armado, bonita, agradables costumbres y célibe, todo un partidote

Conforme lo anterior, la instancia disciplinaria expresó que estas expresiones: “(…) contraen injurias y ofensas, porque conforme con las reglas de la experiencia, nadie se va a sentir honrado o alagado conque se las digan y menos se las dejen consignadas en un escrito de contenido judicial, y por el contrario con dichas expresiones se atenta contra el honor, el nombre y reputación de una persona, toda vez que frases de ese calado tienen proyecciones de agravio. (…)” .

Al respecto y como nota importante no menos es de destacar que el mismo Consejo Superior de la Judicatura en el año 2013, mediante sentencia recordó que el Derecho fundamental de expresión de los abogados durante su ejercicio profesional es limitado, razón por la cual se adjunta la referida sentencia en esta publicación por tener intima relación con el objeto de la misma. (Ver sentencia).

By: anfequisa, imagen via: nocookie.net

VER SENTENCIA.

[scribd id=261505799 key=key-4B9I8E4SX42h5N4YJY2L mode=scroll]