Lo que debes saber:

Las partes de las sentencias de las altas cortes y su carácter vinculante.

Como es apenas natural, para efectos de determinar que partes de la sentencia son consideradas precedente judicial, conforme a la reiterada jurisprudencia de la Corte Constitucional se pasa a plantear las partes constitutivas de la sentencia para de esta manera abordar de forma concreta el poder vinculante del precedente judicial como instrumento jurídico en el derecho interno.

Para atender el antepuesto propósito es necesario retrotraerse a  lo expresado por la censora de la constitución en Colombia, Corte Constitucional que en Sentencia SU-1300 de 2001, distinguió en toda sentencia la decisum, la ratio decidendi y los obiter dicta, aspectos estos que a continuación se pasan a enunciar así:

1. Obiter dicta o dichos de paso: Esta parte  define el proceso, identifica a los sujetos en litigio, precisa los hechos del demandante y la posición del demandado, relaciona las pruebas y ubica el litigio en sus aspectos más importantes determinando la naturaleza del juicio de valor que va a desarrollar el Juez en la correspondiente instancia.

En ese orden de ideas, la obiter Dicta la Corte la define como una parte de la sentencia que “no tiene poder vinculante, sino una “fuerza persuasiva” que depende del prestigio y jerarquía del Tribunal, y constituye criterio auxiliar de interpretación” [1]. La obiter dicta son afirmaciones casi siempre teóricas, de carácter muy general y abstracto, que sólo cumplen un papel secundario en la fundamentación de la forma de resolver el caso. De ningún modo constituyen precedente, así lo expresa la Corte Constitucional[2]

2.  Ratio decidendi o razón de la decisión: Es aquella parte de la sentencia en la que el juez examina las normas, preceptos, principios y doctrina que tienen íntima relación con el objeto del litigio para de esta manera conectarlos con los supuestos de facto contenidos en el mismo.

En sede de análisis, esta parte de la sentencia, la ratio decidendi, es la concreción normativa del alcance de las disposiciones jurídicas. Ella comporta aquello que el derecho prohíbe, permite, ordena o habilita para cierto tipo de casos.

En consecuencia, la ratio decidendi es la parte de la sentencia que reviste el carácter de precedente, de tal suerte que su aplicación se deriva para todos los casos futuros que tengan supuestos de hecho idénticos o análogos. Si el caso posterior no reviste supuestos de hecho idénticos o análogos, el juez tampoco tiene la obligación de aplicar el precedente judicial[3].

Aunado lo anterior, la Corte Constitucional referente a la identificación de la ratio decidendi, en la Sentencia SU-047 de 1999, indicó que el juez o tribunal que ha proferido una sentencia no es el llamado a determinar la ratio decidendi. La ratio decidendi será más bien aquella que los jueces posteriores identifiquen en una sentencia anterior y apliquen en un caso posterior.

De lo anterior, se podría definir al derecho conformado con el precedente como una práctica compleja. Sólo el juez posterior puede evaluar cuáles son las razones que fundamentaron el sentido de los fallos anteriores; para tal fin, y como aparece expuesto en la Sentencia C-039 de 2003, el juez posterior debe atender tres elementos a saber:

“(…)

1. el objeto de la decisión judicial anterior;

2. el referente en las fuentes del derecho que sirvió de base a la decisión y

3. el criterio determinante de la decisión. Sólo con base en un análisis de los hechos, pretensiones, disposiciones jurídicas relevantes y los criterios determinantes de la decisión puede el juez posterior determinar cuál fue la ratio decidendi de un caso anterior y, de esta manera, decidir sobre su aplicación ulterior.

(…)”

Por último y partiendo que de las partes de la sentencia que sientan precedente es la ratio decidendi, se pasa solo por efectos metodológicos a definir la decisum o parte resolutiva.

3. Desisum o parte resolutiva: Esta parte de la sentencia que comporta la resolución concreta del caso, esto es, la decisión tomada por el juez, el fallo que despliega efectos erga omnes o inter partes, según el tipo de proceso. De ella no se predica el carácter de precedente.

By: anfequisa, imagen via: commons.wikimedia.org

[1] las sentencias C-569 de 2001, T-960 de 2001 y T-1317 de 2001.

 [2] Ibíd.

[3] las sentencias T-1091 de 2002 y T-1086 de 2003

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*