Lo que debes saber:

Rubén Blades: “llamar salsa intelectual a mi música, es una ofensa, un insulto”.

rubenEn el mundo,

no se perdonan las buenas acciones

Rubén Blades refiriéndose a Danilo Pérez

 como promotor cultural

Rubén Blades es noticia donde se encuentre, y aún más en su país, donde actualmente se halla -vive entre aeropuertos, hoteles, estudios y escenarios- con motivo de la décima versión del Panama Jazz Festival, certamen que clausurar con su presentación, el sábado 19 de enero, en el Cuadrángulo Central de la Ciudad del Saber, durante la que se presume se estrenará una versión jazzística del tema Patria, al que Danilo Pérez – director del Festival-, le ha escrito arreglos, y quién además ha declarado a la prensa: “En el concierto final van a ver un lado de Rubén que probablemente no conozcan. Será una noche mágica”. Blades y Pérez son en la actualidad los ciudadanos panameños más admirados en el planeta, y a quienes desde un tiempo acá se les ve trabajando mancomunados y elogiándose con ánimo reciproco: “Rubén ha sido una inspiración para mí”. A propósito, el pianista acaba de manifestar su interés de ingresar a la política, motivado por el ir y venir de su compatriota, quién además de escribir canciones de contenido político y social, es abogado internacionalista diplomado de la Universidad de Harvard, fundador del (desaparecido) partido político Movimiento Papa Egoró, candidato a la presidencia de Panamá y ministro de turismo del mismo estado bajo el gobierno de Martín Torrijos, actuaciones que le han deparado un estatus que “artista salsero” alguno ha alcanzado, y posibilitando que su obra sea catalogada de Salsa Intelectual, calificativo contra el que ha mostrado su desacuerdo en el marco del Panamá Jazz Festival.

 Blades, durante el conversatorio del segundo día del Festival, dijo que encasillar su música y obra como Salsa Intelectual es una ofensa que considera un insulto, ya que escribir sobre temas cotidianos que los latinoamericanos y las gentes del mundo viven, o sobreviven, de manera alguna son “intelectuales”, solamente son “letras que reflejan el diario vivir de las personas del pueblo”, insinuando cierta incomodidad también con la denominación de “política”, ya que ha llevado a que algunos gobiernos las censuren por su contenido, así como “otros” -a diferencia- las han calificado de “comunistas”, clasificaciones que al mismo Blades “le causan la más mínima importancia, ya que de alguna, o de otra forma, con su música ha influenciado politicamente a algunos gobiernos sin dejar de tocar sus maracas”, refiriéndose de manera tácita a la entrada en vigencia, desde el 27 de enero, de la Ley 34 de 1949 modificada por la Ley 2 de 2012, que prohihe el uso de los símbolos patrios panameños en objetos distintos a los institucionales, gubernamentales o patrimoniales, como el instrumento par de percusión -de origen amerindio- que acompasa sus actuaciones en las tarimas del mundo: “Yo tengo mis maracas hace mucho tiempo” -pintadas con la bandera de Panamá-. Frase declarada antes de un “¡Ay, madre!”, y pronunciada después de un ¡No! tajante, que acompañó de un gesto entre dubitativo y burlón contra la medida legislativa. Blades es graduado en leyes de la Universidad Nacional de Panamá.

El cantautor durante el conversatorio efectuado en el Auditorio, al que asistió un buen número de jóvenes, también se refirió a la forma como “muchas personas” lo llaman “maestro”, enfatizando que le da vergüenza que lo designen con ese título, “es más mi esposa me molesta llamándome así”, siendo un honorífico que solo debe ser asignado “a algunas personas que pasan de los 60 años”. relatando luego cómo fueron sus inicios, y lo difícil que fue superarse viniendo de una familia humilde – fue mensajero de Fania Records en Nueva York-, la que pese a las limitaciones económicas siempre se mantuvo unida, narrando que hace poco se enteró de haber sido gestado en el prestigioso Hospital Panamá, ya desaparecido, y no en el publico y gratuito Hospital Santo Tomás, revelación que le causó asombro. La familia Blades. sin Rubén, por razones políticas debió emigrar en 1973 a los Estados Unidos, estando Omar Torrijos -padre de Martín- como gobernante de Panamá.

También Blades contó de la forma como ingresó al cine, hecho que determinó “accidental” y qué, ademas, pensó que “sería algo momentáneo”, pero que hoy le gustaría desarrollar, incluso, por encima de las misma giras musicales. Su debut fue en 1983, actuando como el boxeador Andy “Kid” Clave en el drama The Last Fight, dirigido por Fred Williamson,  producido por Jerry Masucci y alternado con Willie ColónBlades una vez más demostró, con su declaración, el descontento con aquel “primer paso” que lo ha llevado a integrar el elenco de más de 40 títulos entre cinematográficos y televisivos en los que ha trabajado, y de los cuales, La Cristiada, “la última” que apenas algunas salas del cine del continente empieza a proyectar y que trata sobre el levantamiento en armas, entre 1926 a 1929, de una parte de la población mexicana contra el gobierno al grito de ¡Viva Cristo Rey!

Durante la charla, Blades habló de música, en especifico, de las relaciones entre la salsa y el tango, a propósito de una próxima publicación fonográfica de “un álbum de tango que ya está hecho”, comparando una vez más a los dos géneros, que su parecer “cuentan con un argumento urbano musical que trasciende las fronteras y las nacionalidades. Un territorio emocional en el que todos comparten un sentir que gira alrededor de la vida, del éxito y el fracaso, de las esperanzas y las desesperanzas, que se expresa de distintas formas”, reflexión que en 2010 complementó expresando que “mis letras también caminan esas razones, que pueden encontrar en la instrumentación y en la emoción del tango, una expresividad que les va a dar mucha más fuerza. Así se me ocurrió tomar temas, que ya desarrollé en términos rítmicos de salsa, y llevarlos al tango, para probar que este argumento es universal”. El panameño, ya ofreció un adelanto -en el mismo 2010- en Buenos Aires, acompañado por la orquesta del maestro Leopoldo Federico, una puesta para tango y milonga de canciones como Pablo Pueblo, Ligia Elena, Paula C y Pedro Navaja, gracias al orquestador argentino Carlos Franzetti, residente en los Estados Unidos y quién fuera responsable del arreglo de las cuerdas en el histórico álbum Siembra que elevó a figura mundial a Blades. Alguna vez Franzetti dijo que “un aspecto clave en las letras de Rubén, de fuerte contenido social, es que de algún modo tiene puntos de contacto con las de Agustín Magaldi”.

Sobre la canción Patria, considerada el “segundo himno de su nación”, Blades manifestó: “es un argumento emocional, la escribí cuanto estaba fuera de aquí, y cuando uno está fuera siente las cosas más. Cuando uno está adentro no lo ve tan bien como cuando uno sale. La escribí por mi sensación de desarraigo, y porque pensé que había mucha gente que iba a sentir lo mismo, y porque nunca me pareció que al país lo definan objetos materiales, creo que al país lo define un argumento espiritual. Soy panameño donde quiera que yo vaya. Yo no necesito que nadie me lo recuerde, yo soy eso, así que la canción en ese sentido vive en mi siempre”. Patria que será interpretada por Blades, bajo la dirección y los arreglos de Danilo Pérez, y la ejecución al aire libre de la Orquesta del Festival, la Panamá Jazz Festival Big Band integrada por jóvenes, y en los coros por los niños y niñas de la Fundación, dijo “estar con nervios porque en el caso de Pérez “estás hablando de un arreglista que tiene una visión que no es muy común”.

Durante dos horas, Blades compartió anécdotas de vida y esas declaraciones que llaman la atención, vivencias y opiniones que, anunció, desea plasmar en un libro descartando llevarlas al cine, “aunque si a alguien le interesa, lo deja en esas manos”. En el encuentro señaló también que es muy posible que viaje a finales de abril próximo a Estambul, donde estará acompañando al saxofonista y compositor estadounidense Wayne Shorter, uno de los artistas invitados al Panamá Jazz Festival.

En consecuencia, para la reflexión, ¿si la salsa de Blades en absoluto es intelectual, como se podría definir o ser?

Fuente: salsaglobal.ning.com contenido con licencia CC, imagen  via:

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*