Lo que debes saber:

Corte Suprema recuerda los requisitos de la Unión Marital de Hecho

La Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia, en recientes sentencias como la SC1656-2018 y la SC3452-2018, recabó acerca de los requisitos de la unión marital de hecho en ese sentido recordó en ambas sentencias los mismos en los siguientes términos:

  1. Voluntad: Este elemento aparece cuando la pareja integrante de la unión marital de hecho en forma clara y unánime actúa inequívocamente en dirección de conformar una familia.

Ello ocurre, por ejemplo, cuando la pareja dispone de sus vidas para compartir asuntos fundamentales de su ser, coincidiendo en metas, presentes y futuras, y brindándose respeto, socorro y ayuda mutuas, en palabras de la Corte Suprema  “(…) conciencia de que forman un núcleo familiar, exteriorizado en la convivencia y la participación en todos los aspectos esenciales de su existencia, dispensándose afecto y socorro, guardándose mutuo respeto, propendiendo por el crecimiento personal, social y profesional del otro (…)”.

  1. Comunidad de vida: Se refiere a la conducta de la pareja en cuyo sustrato se afirma la intención de formar familia.

El presupuesto, desde luego, no alude a la voluntad interna en sí misma considerada, sino a los hechos de donde emana, como tales, al margen de cualquier ritualidad o formalismo.

En tal sentido tales sentencias destacan que este requisito se encuentran elementos “(…) fácticos objetivos, como la convivencia, la ayuda y el socorro mutuos, las relaciones sexuales y la permanencia, y subjetivos otros, como el ánimo mutuo de pertenencia, de unidad y la affectio maritalis (…).

Con todo este requisito se erige como una relación vivencial de los protagonistas, con independencia de las diferencias propias del desenvolvimiento de una relación de dicha naturaleza, ya sean personales, profesionales, laborales, económicas, y de los mecanismos surgidos para superarlas, así las cosas en este caso lo importante es la convivencia marital, donde, respetando la individualidad de cada miembro, se conforma una auténtica comunión física y mental, con sentimientos de fraternidad, solidaridad y estímulo para afrontar las diversas situaciones del diario existir.

Dicho en otras palabras, es el mismo proyecto de vida similar al de los casados, con objetivos comunes, dirigido a la realización personal y en conjunto, y a la conformación de un hogar doméstico, abierto, si se quiere, a la fecundidad.

  1. Permanencia: Este requisito alude a estabilidad, continuidad o perseverancia en la comunidad de vida, al margen de elementos accidentales involucrados en su devenir, como acaece con el trato sexual, la cohabitación o su notoriedad, los cuales pueden existir o dejar de existir, según las circunstancias surgidas de la misma relación fáctica o de las condiciones establecidas por los interesados.
  2. Singularidad: Comporta una exclusiva o única unión marital de hecho, en respuesta al principio de monogamia aplicable a la familia natural, como una de las células básicas de la sociedad, igual y al lado de la jurídica.

Desde luego, expuesta al incumplimiento del deber de fidelidad, pero sin incidencia alguna en la existencia de la relación, pues su extinción solo ocurre frente a la separación física y definitiva de los convivientes .

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA SALA CIVIL. LUIS ARMANDO TOLOSA VILLABONA Magistrado Ponente SC3452-2018 Radicación: 54001-31-10-004-2014-00246-01 Aprobado en Sala de treinta de mayo de dos mil dieciocho Bogotá, D. C., veintiuno (21) de agosto de dos mil dieciocho (2018).

 CORTE SUPREMA DE JUSTICIA SALA CIVIL. LUIS ARMANDO TOLOSA VILLABONA MAGISTRADO PONENTE SC1656-2018 RADICACIÓN: 68001-31-10-006-2012-00274-01 APROBADO EN SALA DE VEINTIUNO DE MARZO DE DOS MIL DIECIOCHO BOGOTÁ, D. C., DIECIOCHO (18) DE MAYO DE DOS MIL DIECIOCHO (2018).

By: anfequisa, imagen via: Timetoast

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*