Lo que debes saber:

El derecho de petición NO ES IGUAL al derecho a lo pedido.

En aras de dilucidar las dudas referentes al ejercicio del derecho constitucional del que habla el articulo 23 constitucional, derecho de petición, a continuación se refiere jurisprudencia en la que se referencia la diferencia entre el derecho de petición y el derecho a lo pedido.

Sea lo primero precisar que la respuesta a la solicitud (peticion), no exige necesariamente una decisión favorable o positiva a los intereses de la persona, pues una cosa es el derecho de petición y otra muy distinta, el derecho a lo pedido. Al respecto la Corte Constitucional en sentencia T-063 de 2000 M.P. Dr. José Gregorio Hernández Galindo, señaló lo siguiente:

“En primer lugar cabe señalar que existe una diferencia esencial entre el derecho de petición y el derecho a lo pedido, en cuanto el primero de ellos, consagrado en el artículo 23 de la Carta, hace referencia a la facultad que tienen las personas de elevar solicitudes respetuosas ante las autoridades, en la seguridad de obtener de ellas una pronta y oportuna respuesta que debe hacerse conocer en debida forma al interesado, y que materialmente responda las inquietudes o asuntos planteados. Este derecho, en los distintos aspectos que lo componen y que han sido analizados por la doctrina de la Corte, puede ser objeto de amparo constitucional en sí mismo y con independencia del contenido de las peticiones. Al respecto se pueden consultar, entre muchas otras, las sentencias T418 de 1992 (Sala Séptima de Revisión), T575 de 1994 y T228 de 1997 (Sala Quinta de Revisión) y T125 de 1995 (Sala Tercera de Revisión).

Por su parte, el derecho a lo pedido hace alusión a aquel que se pretende defender, o cuyo reconocimiento se busca a través del ejercicio del derecho de petición. El objeto de la solicitud, que no interesa para los fines de la garantía constitucional, en los términos expuestos, tiene en cambio relevancia frente a la normatividad que regula el ejercicio de esos otros derechos, canalizados en su ejercicio por la vía de la solicitud elevada ante la autoridad competente. Esta, respecto del fondo de la petición, no está obligada a absolverla favorablemente y, en todo caso su decisión, si así lo quiere el solicitante por considerar que sus derechos son violados con la respuesta negativa, está llamada a debatirse ante la jurisdicción de lo contencioso administrativo, en tanto, como lo ha dicho la jurisprudencia, ya no está en juego el derecho fundamental de que trata el artículo 23 de la Carta, “sino otros derechos, para cuya defensa existen las vías judiciales contempladas en el Código Contencioso Administrativo y, por tanto, respecto de ella esa hipótesisno cabe la acción de tutela salvo la hipótesis del perjuicio irremediable (artículo 86 C.N.)”

VER SENTENCIA DEL CONSEJO DE ESTADO

[scribd id=127258215 key=key-1zj1kl77wtr71d1h2cba mode=slideshow]

VER SENTENCIA DE LA CORTE CONSTITUCIONAL.

[scribd id=127259734 key=key-14cbsehugirp7uy0pphi mode=slideshow]

SENTENCIA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. En esta setencia la maxima Corporaciòn de la jurisdicciòn ordinaria en igual sentido a lo establecido por otras Cortes expresó que el ejercicio del derecho fundamental de petición no implica que este se resuelva de manera favorable al peticionario.

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA SALA DE CASACIÓN CIVIL ARIEL SALAZAR RAMÍREZ Magistrado ponente STC9157-2016 Radicación n.° 23001221400020150036302 (Aprobado en sesión de seis de julio de dos mil dieciséis) Bogotá, D. C., seis (6) de julio de dos mil dieciséis (2016)

By: anfequisa, Imagen vía: officeformats.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*